Porque amas la música, la tierra, la gente

El proyecto Sahel Calling cree en el poder de la música para crear paz, democracia y felicidad. El proyecto apoya a los músicos en su papel de mediadores, activistas de derechos humanos y difusores de alegría a lo largo del Sahel, en el oeste de África.

Nos centramos en cuatro actividades:
1. Filmación y Distribución de documentales
2. Proyectos de Paz a través de la Música
3. Promoción y Difusión en Prensa
4. Mediación y Apoyo a los músicos

Sahel Calling invita a una audiencia global a participar en todas sus iniciativas, incluyendo la distribución gratuita de nuestro corto documental así como en proyectos, difusión mediática y respuesta a los músicos.

Visita nuestra página Get Involved Page para más información .

Foto superior cortesía de Angelo Miramonti.


Ceremonia de divorcio Tuareg (K. Werntz)






info@sahelcalling.com


Últimas noticias de nuestro blog..


Posted by Sara / John Bosch, Director on February 23, 2013

Cada día aquí en Bamako es una oportunidad para mirar, aprender y, sobre todo, para escuchar. Escuchando nos damos cuenta de que todos los habitantes del planeta Tierra compartimos las mismas preocupaciones y los mismos temores. Hay necesidades básicas que se deben satisfacer, y es necesario un entorno seguro para tratar de conseguirlo. En Malí, la pobreza extrema es omnipresente. Resulta terrible tener 200.000 francos CFA en el bolsillo, pero ser incapaz de ayudar realmente a un niño con un muñón por pierna que camina con muletas y que repica en la ventana de tu coche para mendigar.

Uno ve a esta gente, como en todos los países en que he estado y también en la ciudad en que vivo, tratando de sobrevivir de la bondad de los extraños y la misericordia de Dios. Aquí la magnitud de la pobreza es enorme. Y sin embargo, en todas partes en Bamako, ves a gente haciendo un trabajo increíble con muy pocos medios.

DjebiEl cantante Djebi tiene una licenciatura en contabilidad, pero aprendió a cantar de niño en la iglesia cristiana de su ciudad natal, Tombuctú. Su banda, Djebi 5, no ha podido conseguir conciertos desde que comenzó la agitación militar y política en Malí, por lo que está buscando un trabajo de contable para pagar el alquiler y alimentar a su familia.


Nuestra rutina diaria consiste en caminar un par de minutos por la carretera principal y parar un taxi amarillo, normalmente un Mercedes viejo y deteriorado pero aún fiable conducido por un tipo - el "taxista" - con su nombre y número de licencia escrito con tinta blanca en el salpicadero. Es genial cuando el coche que conseguimos tiene manivelas para bajar el cristal, pero, al menos, la ventanilla del conductor está siempre bajada. Muy a menudo la música suena a todo volumen, y llevamos la cuenta de la selección de nuestros conductores. [Anoche, DMX y Ryderz Ruff. Días antes: Celine Dion, Salif Keita, música pop árabe, etc.]


Así que ayer por la mañana salimos de la casa a las 7, llevando nuestro equipo, de camino a la carretera principal para buscar un taxista. Vamos hacia la orilla del río para captar los rayos de la mañana, o la "hora mágica" en la jerga del cine. En la esquina de nuestra calle hay un descampado, y vemos a un grupo de tres trabajadores construyendo bloques de cemento de forma perfecta, con las manos y unas pocas herramientas sencillas, bajo el agradable sol de la mañana. Cuando regresamos, habían hecho suficientes bloques para los cimientos de un edificio. (foto: Músicos Arouna Coulibaly [Ben Zabo] y Tiken Jah Fakoly en el tejado del club de RadioLibre de Jah.)

Como nuestro objetivo principal son los músicos, buscamos cantantes, compositores, los que encuentran una manera de tocar todos los días, aunque sea sin cobrar nada. Tocan música y cantan canciones para mantener el alma de su cultura viva, ya que la música es el latido del corazón del universo de Malí, y sin música, Malí morirá, es así de simple. Igualmente importante, están pensando profundamente acerca de la situación de su país, y responden con inteligencia y pasión a las preguntas que les hacemos acerca de sus preocupaciones más profundas.

BassekouEl maestro de N'goni Bassekou Kouyate graba una canción que escribió,"Essakane", en el Studio Bogolan, con Afel Bocoum, Sako Ami, Ahmed de Amanar, y otros excelentes músicos. Es una canción sobre de la cancelación del Festival del Desierto, y el deseo de cooperación entre los grupos étnicos de Malí.

Anoche, Ahmed, de la banda tamishek Amanar, (la palabra significa "Estrella del Norte") nos cuenta una de sus historias. Un día, recientemente, mientras estaba lejos de su pueblo en Kidal, unos bandidos que dijeron ser musulmanes irrumpieron en su casa exigiendo saber donde estaban las guitarras eléctricas. La hermana de Ahmed fingió no saber nada, pero los intrusos encontraron las guitarras y otros equipos de música, los sacaron a la calle, y los quemaron.

No estamos hablando aquí de sacrificio ritual a un dios psicodélico y pacífico, al estilo de Jimi Hendrix. Este es un lenguaje brutal de control y violencia hacia las posesiones sagradas de otras personas y sus medios de subsistencia.

AhmedAhmed, de la banda Amanar [estrella del norte en la lengua Tamishek], explica cómo sus guitarras fueron quemadas por los rebeldes en Kidal, Mali. Se vio obligado a huir con su familia de la crueldad.

Después de la quema, se transmitió un mensaje a Ahmed a través de su hermana: vuelve a casa, sigue haciendo música, y te enseñaremos que no estás “utilizando las manos para orar a Dios” de la manera correcta. Te las cortaremos. O vuelve, y te mostraremos cómo ser el líder de una mezquita de la manera correcta. Pero primero debes hacer lo que te decimos.

Como músico y guitarrista yo mismo, debo admitir que nunca he experimentado problemas tan graves como estos, y por lo tanto, tal vez mi declaración original no se sostiene. No todos nosotros en el mundo compartimos las mismas preocupaciones. Algunos se enfrentan a amenazas que sólo podría evocar la imaginación en una pesadilla.

- John Bosch
21 de febrero, Bamako.


Página web y sistema de gestión de contenidos creados por John Macinnes.